Traducción externa | Parlamento Europeo

Introducción

La Unidad de Traducción Externa es responsable de la ejecución de las solicitudes de traducción de textos que los traductores internos del Parlamento Europeo no pueden asumir. En 2018, se externalizaron más de 500 000 páginas.

Con el fin de seleccionar a contratistas con las cualificaciones y la experiencia adecuadas, se organizan periódicamente procedimientos de contratación pública con arreglo al Reglamento Financiero, que culminan con la firma de contratos entre el Parlamento Europeo y los contratistas seleccionados. Estos contratos consisten en órdenes de pedido firmadas para cada encargo de traducción.

Cuando una unidad lingüística interna decide externalizar una tarea de traducción, presenta internamente una solicitud para ello; acto seguido, el documento en cuestión se compara con las memorias de traducción a fin de determinar si existen correspondencias con textos traducidos anteriormente. Cuando los archivos necesarios están listos, la Unidad de Traducción Externa los envía al contratista externo para la lengua de destino de que se trate. El contratista traduce y revisa el texto y devuelve el archivo al Parlamento. Una vez que el contratista envía la factura y antes de autorizar el pago, se lleva a cabo un último control para verificar que la traducción se ha entregado a tiempo y que, según la unidad lingüística correspondiente, su calidad satisface las exigencias contractuales.

El Parlamento Europeo publica las convocatorias de licitación para servicios de traducción externa en la serie «S» del Diario Oficial, en la plataforma Tenders Electronic Daily y en su propio sitio web.